ENCANTOS Y SELLOS PERSONALES (RESTAURACIÓN DE MESA)

Después de tiempo sin escribir, tiempo que para mi ha sido bastante provechoso, quería mostraros los escantos y sellos personales en una vivienda, da igual el estilo de vivienda que sea, siempre hay algún objeto, pieza o mueble que se puede incorporar, dándole un estilo personalizado, para que encaje, en un estilo personal. A veces hay piezas que se heredan o simplemente que las tienes, y sientes cariño pero crees que no te encajan. No deseches esa pieza en el olvido, todo puede tener su función aun pensando que nunca podrá ser funcional, puede serlo en un lugar determinado y en un momento concreto. Un hogar verdadero se hace sintiendo cada una de sus piezas tuyas, aportando una sensación indescriptible e incluyéndolas poco a poco en tu espacio, pues ellas contarán la historia de tu vida.

!Arriésgate¡, deja tu sello personal y si tienes miedo a fallar, deja que lo haga un profesional. Recuerda que todas las piezas encajan en el puzzle, yo en mi caso, como proyecto personal me encantaba una mesa que teníamos en la casa de campo familiar, la cual se utilizaba para las tareas de exterior con las condiciones más extremas climatológicamente y de uso diario, imaginaros los años y el deterioro, el apostar por ella cada vez que la veía, en un rincón abandonada a su suerte, me unía y me inspiraba más en ella. Mentalmente la encajaba en varias estancias.

Una vez me decidí a incorporarla fui a por ella, la llevé a mi almacén de trabajo de restuaración y comencé con el proceso que detallaré a continuación. Tarde como unos quince días, en ratitos después del trabajo, el proceso fue el siguiente:

  • Desmontaje de cada una de las piezas (la parte superior o tablero está compuesto por 12 listones), y un cajón central el cual deseché por no considerarlo funcional para su “puesta en escena”.
  • Una vez el esqueleto estaba conformado procedí a la limpieza por separado de cada una de las piezas con un cepillo de celdas duras.
  • En el siguiente paso se trató con un producto para desparasitar y proteger de futuras plagas como las temidas termitas, tras aplicar dicho producto se debe envolver cada pieza en plástico durante 48 horas.
  • Tras este tiempo toca cepillado y lijado para devolver su belleza a la madera.
  • El siguiente punto fue el de barnizar para protegerla, opté por un barniz muy resistente y totalmente trasparente y mate el cual deja cada una de las historias por las que la mesa pasó.
  • El ensamblado fué el siguiente paso, todo tal y como se desmontó, se volvió a montar.
  • Una nueva capa de barniz tras un lijado con una lija de grano fino para dar suavidad al tacto.
  • Por último he de confesar que no tuve más remedio que sustituir unas pequeñas piezas en forma de cuña de 90º, ya que estaban totalmente rotas y restaban estabilidad, y ahí va un pequeño truco, sustituí dichas piezas por otras de madera nueva y les di fuego con ayuda de un soplete y luego un lijado suave, le confirieron un aspecto cuasi idéntico al original.

Espero que os guste el primer proceso de la mesa, porque en el siguiente post la vereis en su total belleza integrada en mi PUZZLE personal. Para mi sin duda es uno de mis diamantes en bruto a los que se les ha dado una segunda oportunidad.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s